Rascadores para gatos  Hay 33 productos

Ordenar por
por página

Uno de los instintos felinos es rascar y arañar. Así que tememos que, si no te haces con un rascador, es posible que los muebles de tu casa terminen destrozados. Una vez que comienza a rascar en un sitio suele repetir. Así que mejor controlar desde el inicio dónde lo hace. Y no, no debes reprimir este instinto porque:

- Se lima las uñas.
- Marca su territorio.
- Hace ejercicio.
- Además le divierte.

En Garden Center Sopela, a 20 minutos de Bilbao, encontrarás distintos tipos de rascadores para encontrar el que mejor se adapte a tu gato. También los hay pensados para varios mininos o si tu gato es muy grande.

Cómo enseñar a usar un rascador a tu gato

Como decíamos el rascar y arañar es un instinto que no hace falta enseñarle. Es incluso un modo de comunicarse entre otros gatos y contigo. También de marcar visual y olfativamente. Puede que no sea la costumbre que más te guste de tu minino, pero va en el pack. Es importante para la limpieza y el cuidado de sus uñas. Y además si has visto a algún gato haciendo uso de un rascador, con toda su energía, has entendido que le sirve además de desahogo y de juego.

Un gato doméstico que vive en una casa, un piso o un apartamento debe ejercitarse. Es nuestra obligación fomentar el ejercicio para que lleve un estilo de vida sano. Porque al fin y al cabo lo que quieres es que tu gato tenga una vida sana, feliz y longeva. Por eso, que pueda utilizar sus instintos para ejercitarse es un gran acierto.

Muchas veces escoger el lugar adecuado para colocarlo dependerá del espacio que tengas disponible en casa y del tamaño del rascador. Tal vez no tengas demasiadas opciones, pero si puedes colócalo junto a su cama. Suele utilizarlo para estirarse después de dormir y le sirve para mantener en perfectas condiciones su columna vertebral. Pero si ya tiene un lugar predilecto donde rascar (que puede ser tu sofá) es el lugar donde debes colocarlo. Si lo ha cogido como costumbre es mejor redirigirlo a tiempo, antes de que sea tu sofá su rascador.

Si notas que al principio no quiere acercarse al rascador puedes frotarlo con algo de catnip también conocida como hierba para gatos, incluso hay rascadores que tienen en su interior, esta hierba que, en general, les chifla a los gatos. Por lo que se acercará de forma irremediable. Para que se acostumbre a jugar y a interactuar con el rascador puedes ponerle algún juguete colgando como un plumero o una bola. Además siempre puedes usar refuerzos positivos cuando se acerque al rascador, o jugar con él y el rascador, y así lo vaya asociando siempre con connotaciones positivas y lúdicas.

Hay ocasiones, a pesar de todos tus esfuerzos, que a tu gato no le gusta su rascador. Tal vez no le gusta la forma o cualquier otro motivo. Puedes probar a comprar un rascador diferente. Ya sabes, para gustos rascadores. Los gatos tienen una personalidad marcada e ideas propias, así que puede ser que no le convenzas para que use el que quieres. Cuida de tu gato con paciencia y mucho cariño. Los malos modos o las riñas solo servirán para perjudicar vuestra relación.

En qué debes fijarte al comprar un rascador para gatos

Si te estás preguntando por la altura que debe tener lo ideal es que sea 10 centímetros más largo que tu gato estirado, para que pueda colocar sus patas delanteras totalmente estiradas. Y es preferible pasarnos de largo que de corto, porque lo que queremos es que pueda estirar de modo correcto la espalda, sin tener que estar encogido. Si son pequeños o cachorros comienza con un rascador para gatos pequeños, más acorde a su tamaño.

En cuanto al material que escoger la experiencia te señalará las preferencias de tu gato, pero suelen gustarles las fibras orientadas verticalmente. Los hay de cartón, sisal, de tela… tanto materiales naturales como sintéticos. También puede ser una mezcla de todos estos materiales.

Otro factor que debes considerar es la estabilidad. Tu gato saltará, peleará, arañará y se estirará en el rascador. Así que no se tambalee y que aguante el peso de tu mascota es un factor fundamental a la hora de comprar un rascador. Especial cuidado deberás tener si tu gato es muy grande o tiene problemas de obesidad.

Como conoces a tu gato te resultará más sencillo de lo que crees escoger el más adecuado. Si le gusta esconderse puedes buscar uno que tenga refugios. O si es muy activo un rascador con varios pisos entre los que saltar y jugar será su favorito. Pero si tienes dudas puedes pasarte por nuestra tienda de animales, a 20 minutos de Barakaldo, te ayudaremos a escoger un rascador según la personalidad de tu minino y podrás ver todos los modelos.

Tipos de rascadores

La primera diferencia es que existen rascadores horizontales y verticales. Como todo depende de los gustos de tu minino. En general suelen gustarles más en vertical, puede ser que sea porque les recuerda a un árbol, y claro, aparece el instinto de cuando vivían fuera de nuestras casas. Si todavía no tienes claros los gustos de tu minino puedes comprar un rascador tipo alfombra o rascadores planos, porque podrás colocarlo en ambas direcciones: vertical y horizontal. Y para el próximo que compres ya sabrás el gusto de tu felino.

Les encanta estar en alto para dormir, pero también para poder observar todo desde arriba. Su instinto hace que quiera subir a los árboles y rascar sus troncos pero, como en casa esto no puede hacerlo, existen en el mercado un tipo de rascador conocido como árbol rascador para gatos. Perfecto para satisfacer ese instinto. La característica en común es que tienen varios niveles. Pero algunos además tienen juguetes o superficies en alto donde dormir o descansar.

Los rascadores tipo poste son los más básicos. Consisten en una base, para que sea estable, y un poste donde poder estirarse y arañar. Los rascadores de pared, como ya te imaginas, los tendrás que anclar a la pared. Podrás crear divertidos circuitos para tu gato y además tener despejado el suelo.

La torre para gatos es el rascador más grande de todos. Y es recomendable si tienes varios gatos en casa y espacio suficiente para colocarlo. Al ser tan grande dispondrás de distintos postes, distintas alturas, también zonas de reposo y de escondite. Casi un parque temático para gatos, porque contendrá de todo para su diversión, ejercicio e incluso descanso. Un auténtico palacio para el rey (o reyes) de la casa.

Los rascadores esquineros pueden proteger tus muebles si han comenzado a ser el punto en el que se rasca tu gato. Protegerá las esquinas de tu sofá, de tus puerta o la esquina de cualquier otro mueble.

En Garden Center Sopela, a 11 minutos de Leioa, encontrarás una selección de rascadores para gato y te ayudaremos a encontrar el más idóneo para tu minino. Y si tienes cualquier duda sobre el comportamiento de tu gato ¡pregúntanos! Estamos encantados de poder ayudarte.