Mantenimientos acuarios  Hay 28 productos

Ordenar por
por página

Como ya sabes un acuario es un circuito cerrado y genera un microclima que debemos cuidar y proteger. Porque queremos que nuestros peces estén sanos y felices así que, además de los accesorios necesarios como los filtros y la bomba de agua, debemos tener que realizar algunas labores cotidianas. Desde la limpieza de cristales, controlar la temperatura o rellenar el agua evaporada. Pero en esta ocasión vamos a centrarnos en algunos productos químicos que nos ayudarán a mantener la calidad del agua perfecta. No te preocupes, que no hace falta ser químico para entenderlos. Y si te surgen dudas en nuestra tienda de acuarios, a 10 minutos de Getxo, nuestros expertos te ayudarán.

Mantenimiento agua de acuario

Una obviedad para todos los amantes de la acuariofilia es que no debemos usar jabón o lejías para limpiar nuestro acuario, porque el jabón resulta muy tóxico a los peces. Pero no está de más recordarlo, ya que a todos nos sale instintivamente eso de lavar con agua y jabón para limpiar, y cuanta más espuma más parece que limpia. Pero en este caso resulta al contrario.


Otra regla de sobra conocida por los ya iniciados es que el agua del grifo no puede ser usada directamente para nuestro acuario. Porque el agua está preparada para ser bebida por el ser humano, no como hábitat de peces y plantas. Para eso se han creado los acondicionadores de agua, un producto con el que se consiguen inactivar los materiales pesados y eliminar el cloro. Además de proteger sus mucosas e incluso aumentar la resistencia a enfermedades de tus peces.


Para mantener el agua en perfectas condiciones de un modo natural y ecológico se hace uso de las bacterias. Estas transforman el amoniaco de los excrementos de tus peces en nitritos y otras bacterias transformaran el nitrito en nitratos. Nuestra colonia de bacterias sobre todo se asentará en el filtro, en los canutillos porosos que colocaremos con este propósito.


Porque debemos prevenir el síndrome de tanque nuevo. Este síndrome hace referencia a acuarios con índices descontrolados de amoniaco y nitrito, y esto suele suceder cuando nuestra colonia de bacterias o no es lo suficientemente grande o es inexistente. Por eso debemos realizar el proceso de ciclado, en el que se deben esperar varias semanas para que la colonia de bacterias ya esté activa. Debemos tener claro que este filtro biológico es fundamental antes de introducir a nuestros peces, iremos midiendo los niveles de amoniaco hasta tener un nivel óptimo. Para ello podemos realizar un test de amonio/amoníaco (NH4/NH3) Es un típico error de principiante el no tener la paciencia suficiente e introducir demasiado pronto a los peces con las consecuencias que esto les supondrá a su salud.


Pero es que las bacterias, además de controlar los niveles de amoniaco, nitrito y nitrato nos reduce la necesidad de utilizar productos químicos, tampoco es necesario cambiar tan a menudo el agua, suavizan los olores y limpian el agua turbia. Todo son ventajas, lo único que debemos tener es un poco de paciencia y cuidado a la hora de limpiar el filtro, para no destruir nuestra colonia, por lo que evitaremos el agua del grifo.

Anti algas para acuarios

Las algas crecen habitualmente en los acuarios, y pueden no resultar un problema ya que muchas especies de peces se alimentan también de ellas y sirven de complemento a su dieta. El problema surge cuando estas se descontrolan. Comenzaremos a ver el agua enverdecida, llenándolo todo, incluso a las plantas, robándoles además los nutrientes. Podemos notar variaciones del pH e incluso cambios en el oxígeno. Es entonces cuando se ha convertido en un problema, pero tranquilos, se puede solucionar fácilmente. Existen los productos antialgas para ello, además no dañaran al resto de los habitantes de nuestro acuario.


Las algas suelen aparecer por un exceso de luz o demasiados nitratos y/ o fosfatos. Es decir, si nos hemos pasado con la iluminación artificial por demasiadas horas o hemos colocado nuestro acuario junto a una ventana. Pero también puede ser por un exceso de nutrientes, porque hemos sobrealimentado a nuestros peces o nos hemos pasado con los fertilizantes para plantas. Y si hay algún desequilibrio las algas aprovechan la ocasión. Podemos realizar labores preventivas para evitarlas, como la limpieza del acuario y los filtros y el cambio periódico de parte del agua del acuario. Además podemos realizar test para controlar los niveles del agua.


Pero si tenemos el problema en nuestro acuario podemos recurrir a antialgas de gran espectro. Pero también tenemos disponibles en nuestra tienda de acuarios, a 10 minutos de Getxo, de una variedad de antialgas más específicos, tanto para acuarios marinos como acuarios de agua dulce. Si dudas que especie en concreto es la que ha invadido tu acuario tráenos una foto y nosotros te ayudaremos a identificarla. Pueden ser algas diatomeas verdes, algas punto verde, algas rojas cortas rodophytas… Hay una gran variedad tanto de aspecto como de color, pero en cualquier caso seguro que te ayudamos a encontrar una solución.

Test Ph y Kit análisis

Seguro que la primera pregunta que surge en tu cabeza es cada cuánto tiempo se debe hacer uno de estos test, la respuesta puede que te sorprenda porque lo ideal es cada semana o diez días. Esto es así porque debemos controlar el equilibrio del agua. En su hábitat natural es la propia naturaleza la que se encarga, pero en nuestro acuario el control debemos tenerlo nosotros. Para evitar sustos es mejor anticiparnos antes que el problema se vuelva incontrolable, y los test serán tus grandes aliados.


Tendrás que hacerlos todavía más a menudo cuando estés tratando de solucionar algún problema y comprobar que tu solución está dando resultado. Debes ser metódico y cuidar de la calidad del agua porque repercutirá de forma directa en la salud de tus peces y tus plantas. Se trata de un enemigo invisible, porque el agua puede tener un aspecto cristalino pero estar llena de sustancias tóxicas.


Encontramos dos tipos de test:

1. Los test de tiras. Son los más sencillos de utilizar, tan solo hay que introducir la tira directamente en el agua del acuario.
2. Los test de análisis. Son unos pequeños botes con los reactivos para analizar una muestra de agua del acuario. Para ello sacaremos un poco de agua y le añadiremos las gotas indicadas.

En cualquier caso debes leer las instrucciones del fabricante ya que será el modo correcto de interpretar los resultados de tu análisis. Puede ser que tengas que realizar una comparativa de colores, o que cambie de color para un resultado concreto. Las instrucciones de uso te lo indicarán.


Encontramos test para detectar los niveles de pH, cobre, oxígeno, fosfato, potasio, calcio, amonio, nitrito, silicato, magnesio o hierro. Uno de los más importante es el test de amonio, porque después de la fase de ciclado, cuando nuestra colonia de bacterias ya se han asentado debemos seguir vigilantes. Nuestra colonia de bacterias será en inicio pequeña y debemos seguir manteniéndola, porque si desaparecen las bacterias perderemos su filtrado. Pero no debemos centrarnos en un único test ya que dependemos de variedad de parámetros para conocer la calidad del agua del acuario. Por ejemplo el test de nitrato debería estar en niveles entre 5 y 20 mg por litro, lo que nos dará indicaciones de si estamos realizando una buena rutina de cambios de agua. La medición del pH también es una rutina necesaria, igual que lo hacemos con nuestras piscinas.


No es que tengas hacer todos los test todo el tiempo, es más importante saber las utilidades y saber para qué sirve cada uno de ellos. Y cuando nos surja un problema poder actuar en consecuencia con datos concretos para poder tomar la decisión correcta. Una buena opción es comprar los kits de test o maletines, donde encontraremos varios de los principales test que se suelen realizar.


Hay ocasiones en las que vemos síntomas en los peces y se les puede llegar a medicar, cuando la verdadera causa son los tóxicos y la solución no es la misma. Puede que sea un ataque de virus, bacteriano o fungicida, pero puede ser oportunista. Porque el agua no estaba en condiciones óptimas, por lo que debemos medir los parámetros del agua. Es mejor basarnos en datos para tomar las decisiones más adecuadas.

Materiales filtrantes


Se trata de los materiales que utilizamos en nuestro filtro para acuario. Podemos diferenciarlos en tres tipos. Los dos primeros se usan de forma conjunta y habitual. El tercero lo usaremos ocasionalmente.

- Mecánicos: son las esponjas de foamex (para grandes restos) y la lana de perlón (para partículas más pequeñas). Al tener distinta porosidad recogen distintos tipos de residuos. Pueden durar meses, pero debes limpiarlas con regularidad. Lo mejor es limpiarla con agua del propio acuario, puedes aprovechar los cambios de agua.

- Biológicos: material poroso, como la arcilla o el cuarzo, en el que se alojan bacterias (nitrificantes) que transformarán las sustancias tóxicas en otras menos perjudiciales. Se vende en forma de canutillos, esferas o sustratos naturales. Pero para que el material que utilices tenga las beneficiosas bacterias tendrás que realizar un proceso de ciclado.

- Químicos: su uso es puntual, y es para eliminar medicación o cambiar algún parámetro del agua, por ejemplo. Normalmente con aplicarlo durante unas 24 horas suele ser suficiente. El más utilizado es el carbón activado, pero también las resinas absorbentes.

Y si te surge alguna duda en el mantenimiento del agua de tu acuario no te preocupes, porque a tan solo 25 minutos de Bilbao tienes a nuestro grupo de expertos que estarán encantados de ayudarte. Sabemos que para los principiantes pueden resultar apabullantes todos estos parámetros a tener en cuenta. Pero no estás solo. Si necesitas ayuda pásate por nuestra tienda de acuarios de Sopela.