Casetas para perros  Hay 16 productos

Ordenar por
por página

Tu perro necesita una caseta si va a dormir en un jardín o en una terraza. No puede dormir a la intemperie ya que pasa frío, calor y se moja cuando llueve exactamente igual que nosotros. Así que protege a tu mejor amigo de las inclemencias del tiempo y dale una casa confortable. En nuestras instalaciones, a 12 minutos de Leioa, puedes encontrar distintos tipos para que se adapte a tus circunstancias y al tamaño de tu perro. La elección de la casa para tu perro tal vez no sea tan sencilla como a primera vista pueda parecer. Pero nosotros te ayudamos con algunos tips para que te resulte muy fácil.

Pero si lo que estás buscando es una caseta para interior lo idóneo es una de tela, y podrás encontrarlas en nuestra sección de camas para perros. En esta ocasión solo vamos a hablar de las pensadas para el exterior.

Qué debes tener en cuenta a la hora de escoger una caseta para perros

La caseta puede ser para todo el año, o puede que decidas que solo duerma en el jardín en verano, en cuyo caso las exigencias a la hora de comprar una caseta varían. Plantéate durante cuánto tiempo va a estar fuera tu mascota y el clima habitual donde va a vivir. Así sabrás las circunstancias reales a las que se va a enfrentar tu perro.

Lo primero y más obvio: debes saber el tamaño de tu perro. Tienes que escoger una caseta en la que pueda entrar y salir fácilmente. Pero que además tenga el espacio suficiente para poder moverse para acomodarse. Que pueda estirarse entero o para hacerse un ovillo si es es que duerme encogido. La altura de la caseta debe ser un poco mayor que la altura de tu perro. No es necesario que sea mucho mayor porque sería más incómoda y fría para él. Resumiendo: la caseta no puede ser pequeña (porque tu perro no podría entrar) ni demasiado grande (porque no sería confortable)

En cuanto al tejado no debes dejarte llevar solo por cuestiones estéticas, la elección debe ser por practicidad. Si en nuestro entorno llueve o nieve de modo habitual debe ser un tejado a dos aguas. Nunca debe ser un tejado plano, debe estar inclinado, para que ni el agua ni la nieve se queden acumulados creando problemas de humedad. Pero si no suele llover pero sí hace mucho sol entonces tu opción ideal es un tejado con alero, para que pueda refugiarse a la sombra, a modo de porche.

Mira bien la puerta de la caseta, y si tu perro es grande no te preocupes, porque hay casas grandes para perros, incluso para perros XXL. Tu perro debe entrar por la puerta cómodo, solo agachando ligeramente la cabeza. Un buen acabado es el que tiene borde de aluminio, así se evita desgastes por golpes y mordiscos. Si hace mucho frío un accesorio que puedes añadir a su caseta es una puerta con tiras de plástico, para que pueda acceder cuando quiera, pero aislándolo un poco más del clima exterior

¿Caseta de madera o caseta de resina?

Cada material tiene sus ventajas y desventajas. Debes sopesarlas y escoger la más adecuada para vosotros. El equilibrio entre su bienestar y tu día a día con el mantenimiento que implica una caseta.

Si escoges una caseta de madera fíjate que lleve la etiqueta FSC, así te garantizas que se trata de una madera que ha sido talada en un bosque gestionado de modo responsable, sin que sea perjudicial ni para el medio ambiente ni para el ser humano. Otro factor a considerar es que la madera esté tratada para durar más, pero con pinturas o barnices inocuos para nuestro peludo amigo. Es el caso de marcas como Ferplast. Con ello impermeabilizamos la madera y será aún más resistente. La madera tiene la gran capacidad de aislar térmicamente.

Las casetas de resina o las casetas de plástico son mucho más sencillas de limpiar y requieren menos mantenimiento, pero en general son menos aislantes. Protegen bien del viento, del sol y de la lluvia. Podemos encontrar excepciones de casetas con refuerzo de aislamiento e incluso preparadas para soportar los rayos UV. Son perfectas para climas moderados, porque su temperatura interior depende de la externa. Además como pesan poco son muy fáciles de trasladar. También de montar, desmontar y desinfectar.

Para el mantenimiento de las casetas de plástico debemos lavarlas con agua y jabón. En cambio la caseta de madera la limpiaremos con agua con vinagre, y además será necesario barnizar cada 2 o 3 años, cosa que con la de resina no debemos hacer.

Extras a considerar en la casa para perros

Para garantizar un extra de comodidad a tu perro puedes añadirle un colchón en su interior. Debes asegurarte que el tamaño sea el adecuado y que puedas extraerlo fácilmente para su limpieza. Una buena práctica es mover la caseta según la estación del año. Es decir, en invierno buscaremos un lugar resguardado del frío y la lluvia. Y en verano un lugar a la sombra para que la temperatura de la caseta no se eleve en exceso. Pero para poder hacerlo debes ser consciente que la caseta debe ser transportable.

La caseta debe estar un poco elevada sobre el terreno. Así que perfecto si descansa sobre 4 patas. Con esto conseguimos aislarla del suelo. El frío y la humedad no traspasarán el suelo de la caseta. Y un auténtico extra es que se abra el techo. Es algo sencillo pero que te facilitará el día a día porque podrás limpiar cómodamente el interior.

Si vives en una zona ventosa mejor escoge una caseta con la puerta en un lateral y no en el centro. Porque así el lugar donde descansa tu perro quedará a resguardo del viento. Otra opción es añadirle una cortina o una puerta, pero recuerda que debe ser un sistema que tu perro pueda utilizar libremente para entrar y salir cuando quiera. No nos olvidamos de la importancia de la ventilación, así que una rejilla de ventilación para que nuestro peludo no se quede sin aire en el interior es una buena idea. Y le aportará frescor en verano.

Debe ser su refugio, en el que pueda esconderse cuando quiera, pero debe saber que nosotros también podemos acceder cuando queramos. Eso sí, no debemos usarlo para castigarlo ni obligarle a salir cuando está enfadado. Porque entonces lo convertimos en un lugar con connotaciones negativas para él y dejará de gustarle.

Si notas al principio que no se anima a entrar puedes dejar juguetes dentro para que entre a cogerlos, y darle algún snack de premio por entrar dentro. Y por supuesto dejarle un bebedero con agua fresca y limpia siempre disponible y cerca.

En nuestra tienda de animales, a 25 minutos de Bilbao, encontrarás casetas de distintos materiales, formas y tamaños. Juntos encontraremos la casa que tu perro se merece.