Higiene y Belleza  Hay 59 productos

Ordenar por
por página

Igual que la higiene es importante para nuestra salud, nuestra piel y pelo para los perros sucede lo mismo. Una frecuencia adecuada con los productos correctos harán que esté limpio y más sano. Y por supuesto más guapo. Porque cuando nos acicalamos estamos todos más guapos.

En nuestra tienda de animales, a 20 minutos de Barakaldo, encontrarás todo lo necesario para que tu perro esté bien limpio, huela bien, tenga un pelo sedoso y sin enredones. Sin legañas ni cera en las orejas. Parece laborioso, pero nosotros te ayudamos para que te resulte más sencillo, pero tememos que te toca a ti el trabajo “sucio”. Además a muchos perros no les gusta mucho el agua, y en cuanto se huelen que les toca baño huyen a esconderse. Ten paciencia. Si lo conviertes en un momento tranquilo y con refuerzos positivos seguro que le va cogiendo el gustillo.

El baño: Champús y colonias

Lo primero que debemos señalar es que nunca uses tu gel o champú de humanos para tu perro. Porque el pH de nuestra piel y la de tu perro son distintos. Por si te lo preguntas el nuestro es de 5,5 y el de los perros 7. Y la consecuencia sería irritar su piel porque nuestro pH es más ácido que el suyo.

La otra gran pregunta es la frecuencia de los baños. Tranquilo porque es muy asumible ya que con tres o cuatro veces al año es suficiente. Es decir, una vez cada tres meses más o menos. Cómo te imaginas la frecuencia variará según lo sucio que pueda estar tu perro y depende también de la raza que sea. Por ejemplo si pierde mucho pelo y lo tiene largo tocará un mayor número de cepillados y baños. Pero no debemos pasarnos de baños porque podemos llegar a resecarle la piel y que pierda parte de su grasa protectora.

Para el primer baño propiamente dicho debemos esperar unos 4 meses. A partir de los dos meses puedes bañarlo con una esponja húmeda, con toallitas específicas para ellos o con espuma para un lavado en seco de cachorros. Tan pequeños no soportan bien los cambios de temperaturas y además su piel y pelaje todavía son muy sensibles. Y siempre después de que le hayan puesto todas las vacunas.

Como os decíamos hay que conseguir que el baño sea una experiencia agradable para tu perro y no que rehuya de ella. Así que nada de regañarle y trata de no asustarlo. Puedes alejar de la bañera todos los botes de champú tuyos, que pueden caerse al interior por accidente y golpearle o asustarle el ruido. Darle premios durante el baño, caricias y buenas palabras (lo notará en tu tono de voz) harán que esté relajado y asocie el baño con un momento agradable. Eso sí solo dale premios cuando esté relajado, no malinterprete el mensaje y crea que premias que está estresado o que quiera escaparse. Procura también que el suelo no resbale porque eso los suele asustar (puedes utilizar una alfombrilla antideslizante) Cepillarlo antes de bañarlo es una buena idea, así quitarás el pelo muerto.

Ten todo preparado antes de comenzar para no dejarle solo en ningún momento. La temperatura del agua debe ser tibia, evita los cambios muy bruscos de temperatura ya que podría resfriarse. Tampoco debe estar el agua caliente porque podríamos lastimarle la piel. Evita mojarle la cabeza al principio y mójale desde el cuello hasta la cola. No le laves las orejas en este momento, hay productos específicos que evitarán dañar el pabellón auditivo. Lo mismo sucede con las legañas que se le forman en los ojos. Pero limpiale bien las patas, incluidas las almohadillas y entre los dedos.

Utiliza poca cantidad de champú para perros, porque más vale tener que repetir que pasarte, porque te costará mucho aclararlo. La cantidad dependerá del tamaño de tu perro y su pelaje, así que ya le pillarás la medida. Y por supuesto aclarale bien para que no quede ningún resto de jabón. En nuestra tienda disponemos de la marca propia Froggy con una gran relación calidad/precio.

Y ahora llega una parte importante: el secado. Instintivamente ya sabes que va a pasar igual que en las películas: se va a sacudir para secarse. Por supuesto debes dejarle. Pero sácale de la bañera con una toalla. Así conseguirás que parte de ese agua no termine por todo el baño y duchándote a ti. Después de sacudirse trata de quitarle toda el agua y humedad que puedas con la toalla. Y por último pasamos al secador. Siempre lejos de su piel y sus oídos. Y no utilices el aire muy caliente, templado sí.

Si eres de los que disfruta de la playa con él, pero vuelve repleto de arena, recuerda que no es necesario bañarle. Con un aclarado para deshacerte de toda la tierra será suficiente. Por supuesto hay momentos que si la suciedad es mucha será inevitable un baño, aunque todavía no le toque. Si tu perro tiene problemas en la piel tu veterinario te dirá con qué frecuencia le debes bañar y el tipo de champú específico que debes utilizar para minimizar su dolencia.

Puede ser que creas que debes lavar más a menudo a tu perro porque tiene un olor fuerte, pero es parte de su olor corporal y no debes bañarlo en exceso por ello. Pero existe una solución eficaz. Han creado colonias para perros que no dañan su piel y que harán que huela a las mil maravillas. Tienes un montón de olores entre los que escoger y te aseguramos que a tu peludo también le gustarán.

El pelo: Cepillos y cortapelos

Una buena rutina diaria es el cepillado del pelo de tu perro. Es bueno para su higiene pero también para que no te llene toda la casa con el pelaje muerto. Estará con mejor aspecto y podrás revisar que no tenga ningún parásito adherido al pelo. Conseguirás un perro sano, con un pelo brillante y suave.

Hay varios tipos de cepillos y peines para adaptarse al tipo de pelo de tu perro. Incluso puede convertirse en un masaje. Por ejemplo los guantes o manoplas de goma sirven para masajear, estimulando su circulación y lo puedes hacer bastante rápido. En el guante se quedarán adheridos todos los pelos muertos. Pero no es válido para todo tipo de pelajes, solo está reservado para los que tienen el pelo corto y no tienen peligro de enredones. Además los perros de pelo corto con un cepillado tres veces a la semana es suficiente. Por supuesto si tu perro es de los que pierde mucho pelo esta frecuencia aumentará. Si no quieres utilizar una manopla también te sirven los cepillos de cerdas de goma.

Los cepillos para perros de pelo medio deben ser de cerdas metálicas, redondeadas y más juntas. Son conocidos como cardas o raquetas. Aumentaremos la frecuencia de cepillado ya que tienden a perder mucho pelo.

Los cepillos para perros de pelo largo deben ser uno para quitar el pelo muerto y otro para desenredar. Puedes escoger entre un cepillo de doble cara (un lado te sirve para quitar el pelo muerto y el otro lado le dará brillo al pelo) o una carda. Pero además necesitarás un cepillo o peine de rastrillo para desenredar.

Para perros de pelo rizado necesitarás un peine de púas separadas, metálicas y gruesas, conocido como cortanudos. No suelen perder mucho pelo pero sí son propensos a enredones y albergar suciedad entre sus rizos, así que un cepillado diario ayudará en su higiene de forma notable.

Accesorios para la higiene de perros

Deberás también cuidar de las uñas de tu peludo. Hay muchas razas que se las liman ellos solos rascándose contra el suelo. Y muchas veces con los paseos y el roce con el pavimento de las aceras es suficiente. Pero hay otros que no, o son ya muy mayores como para hacer la fuerza suficiente para limarlas. No debemos descuidar sus uñas porque si crecen de forma descontrolada pueden hacerles daño e incluso causar infecciones. Así que hazte con un cortauñas del tamaño de sus uñas. Recuerda que en la uña tiene dos vasos sanguíneos y un nervio así que debes tener mucho cuidado para no lastimarlo. Si no te atreves siempre puedes acudir a un veterinario para que lo haga por ti. Si tiene uñas blancas es mucho más sencillo, ya que verás perfectamente hasta dónde puedes cortar.

Los dientes debemos cuidarlos para que tenga una correcta salud bucodental. Podemos cepillarlos un par de veces a la semana con un dentífrico o con geles específicos que puedes comprar en nuestra tienda de animales. Evitaremos problemas en sus encías, eliminaremos sarro y no tendrá mal aliento. Pero nunca uses tu pasta de dientes de humanos para tu perro.

Es habitual que los perros tengan legañas así que la limpieza de ojos es importante. Si utilizas de modo regular un limpiador de ojos conseguirás que tenga además una mejor salud ocular, ya que le pueden picar los ojos por la polución, el polvo o por el polen. Con estos limpiadores evitaremos que se le irriten los ojos y se los rasque. Para limpiar las legañas puedes utilizar una gasa o un algodón con suero fisiológico (una gasa distinta para cada ojo, para evitar pasar alguna posible bacteria de un ojo al otro). Debes limpiarle siempre con mucha calma y paciencia, ya que se trata de una zona muy delicada. Y limpia desde el interior del ojo hacia afuera.

Los oídos son otra zona delicada del perro, y puedes comprar limpiadores de oído para su limpieza semanal. Las orejas perrunas son muy variadas. Dependiendo la raza tendrá una forma u otra, pero todas tienen en común que su canal auditivo tiene forma de L, por lo que la acumulación de cera y suciedad es habitual. Además los perros con mucho pelo puede que este también les invada las orejas, así que retirarlo será beneficioso para evitar infecciones. Sigue las indicaciones del fabricante para aplicar el limpiador de oído.

Para las perras en celo que manchan de sangre puedes ponerles compresas en una braguita especialmente diseñada para ellas. Y en caso de incontinencia cuando son mayores, cuando son cachorros, y aún no controlan, o por un problema de salud puedes ponerles un pañal. Así estaréis todos tranquilos y tener una mejor higiene en casa para todos. Los pañales se adaptan a la fisonomía perruna, tanto a sus caderas como dejando libre el rabo. También están disponibles en diferentes tallas, para elegir según el tamaño de tu perro. Pero recuerda que debes cambiar a menudo tanto las compresas como los pañales para evitar irritaciones e infecciones.

En Garden Center Sopela, a 20 minutos de Bilbao, hemos pensado en todo para ayudarte con la higiene de tu peludo. Si tienes dudas de algún procedimiento pregúntanos, estaremos encantados de ayudarte con el bienestar de tu perro para que tenga una salud de hierro y disfrutéis mucho tiempo de vuestra compañía mutua.