Transportines y Bolsos  Hay 9 productos

Ordenar por

Si tienes que viajar seguro que te encantará que te acompañe tu minino, pero quizá no tienes muy claro si es la mejor opción porque… ¿A los gatos les gusta viajar? Te resolvemos esta y otras dudas, y además te damos algunos consejos para cuando os toque salir juntos de casa. Bien sea al veterinario, bien sea una mudanza. Hay ocasiones que no son una elección y tendrás que viajar con tu gato.

Así que desde Garden Center Sopela, a 12 minutos de Leioa, te vamos a dar algunos tips para que viajar con tu gato sea lo más placentero posible. Además, para llevarle de forma segura, tenemos en nuestra tienda una selección de los mejores transportines y bolsos para gatos del mercado.

Viajar con gatos

Como ya conoces a los gatos no te contaremos nada nuevo si te decimos que son unos animales muy rutinarios. Cualquier cambio puede suponer un motivo de estrés para tu minino. Aunque también son curiosos e inquietos. Es por lo que los podemos considerar como animales complejos, llenos de contradicciones. Pero también es otro motivo más para que nos encanten.

Si sueles hacer viajes habituales a un mismo lugar (como a casa de algún familiar) tu gato puede habituarse al lugar de destino. Pero si vas a realizar un viaje corto, de pocos días, en vez de llevarte al gato es más conveniente que alguien se encargue de él. Que se pase a diario por tu casa para limpiar el arenero, ponerle agua fresca en su bebedero y darle comida para gatos. Además de compañía y mimos. Te echará de menos, pero no será una situación traumática para él.

En el caso de los gatos no es recomendable un hotel de mascotas porque les estresará tanto salir de su hogar como tener que convivir de repente con otros animales. Así que en Garden Center Sopela, a 20 minutos de Bilbao, a pesar de contar con los servicios de nuestra residencia de mascotas, no cuidamos en ella a gatos ya que consideramos que esto no favorece a su bienestar animal.

Es importante que anticipes el viaje. Depende de tu lugar de destino deberás llevar a tu minino a vacunar, ya que en algunos países exigen vacunas obligatorias. Además un chequeo para comprobar su estado de salud tampoco le vendrá nada mal. Y una buena idea es implantar un microchip si no lo tiene ya, porque en caso de extravío será más seguro. Y no te olvides de llevar encima la documentación el día del viaje, así puedes demostrar, en caso necesario, que está al día en vacunas y desparasitaciones.

También debes saber las normas de la compañía con la que viajes y cumplirlas. Es diferente si viajas en tren, en avión o en autobús. Busca información en su página web pero ante cualquier duda llama por teléfono y pregunta, no sea que os dejen a ambos en tierra por disponer de información errónea.

Debes conseguir que se acostumbre al transportín antes del día del viaje, porque si el mismo día es su primer día de transportín el drama está casi asegurado. Será una situación muy estresante para tu gato. Así que mejor ir acostumbrándolo semanas antes.

Además de tus maletas debes preparar la maleta de tu gato, para cubrir todas sus necesidades en su nuevo destino y así tampoco eche de menos tanto su casa. Puedes llevarles sus juguetes favoritos, una manta que utilice, areneros desechables, su comida y algún que otro snack. Porque tras un viaje se merece algún premio y mimo extra. Y si te es posible un rascador, o puedes hacerte con uno en tu destino, para evitar tener que cargar con él durante el viaje.

Para evitar mareos, y ganas de hacer sus necesidades, no le des de comer antes del viaje (unas 3 horas). Así ambos estaréis más tranquilos. Dentro del transportín puedes meter un empapador o una toalla, para que absorba en caso de escapes de orina. Pero tampoco debes descuidar su hidratación y debe tener acceso a agua durante el viaje. Asegúrate que el bebedero no pueda derramarse durante el viaje.

Para darle un plus de tranquilidad puedes usar el Feliway Classic Spray. Con este spray consigues que tu gato se estrese menos, evitando además que marque la zona con arañazos o con orina. Para ello simplemente hay que pulverizar el espacio u objetos concretos que sean nuevos o que haya comenzado a marcar. También sirve para que esté más tranquilo en su transportín durante los viajes. Si viajas en coche pulveriza cada 4 o 5 horas. Recuerda que siempre debes aplicarlo 15 minutos antes de que se acerque tu gato y nunca usarlo sobre el rascador (dejará de usarlo) Por supuesto tampoco sobre tu gato.

Lleva contigo alguna tela para cubrir el transportín para, si es necesario, tapar las vistas. Además los sitios pequeños y oscuros les encantan, así que le relajará. Pero nunca olvides que el transportín o bolso debe tener la ventilación correcta para que pueda respirar correctamente. Puedes meter dentro del transportín algún juguete o una camita para que se sienta lo más confortable posible y lo más parecido a casa.

Viajar en tren con tu gato

Si te es posible elige un horario que no sea hora punta. Así evitarás los ruidos y el exceso de gente que puede estresar a tu gato. En el caso de Renfe te obliga a que tu gato no pese más de 10 kilos y que vaya en un transportín de medidas máximas: 60x35x35 cm

Viajar en coche con tu gato

Seguramente es el medio de transporte menos estresante para tu gato. Se trata de un entorno más controlado y además puedes ir haciendo pequeñas paradas, lo que ayuda a que el viaje sea más ameno y menos cansado. Además puedes ir anticipando y hacer pequeños trayectos como simulacro para que tu gato se vaya acostumbrando a un viaje largo. Recuerda que nunca debe ir el gato suelto en el coche mientras conduces. Además de muy peligroso, te pueden multar.

Antes de meterlo en el transportín puedes dejar que inspeccione todo el coche mientras está aparcado, que reconozca el entorno y los olores. Después mételo en el transportín y colócalo en el suelo detrás de los asientos delanteros. Bien sujeto, para que no se balancee y se pueda marear. Debemos asegurarnos que la calefacción o el aire acondicionado no los reciba de forma directa.

Es preferible que no salga del coche para evitarle más lugares desconocidos . Pero si vas a sacarlo del transportín al exterior en alguna parada, es una buena idea ponerle un arnés y correa. Así evitamos que se extravíe. Porque es conveniente que estire las patitas cada dos horas, haga sus necesidades (podemos llevar su arenero cerrado para gatos) y que beba agua en su bebedero. Pero todo esto también puede hacerlo sin salir del coche, lo que será más seguro para evitar peligros.

Evita los ruidos fuertes, así que no pongas la música muy alta ni bajes las ventanillas. Trata de hablarle de modo cariñoso para tranquilizarlo y sepa que estás a su lado y que no sucede nada malo. Para evitar mareos mejor evitar que pueda mirar por las ventanillas, porque los cambios tan rápido de paisaje puede ser demasiado estímulo visual para él, que no estará acostumbrado.

Viajar en avión con tu gato

En este caso el transportín en el que debes llevar a tu minino debe estar homologado por la IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo) y hay compañías low cost que no aceptan mascotas en sus vuelos. Las que sí las admiten tienen un número de plazas limitadas, así que asegúrate antes de comprar el billete si no hay demasiados animales ya en tu pasaje. Además alguna te obligará a dejar a tu mascota en la bodega, pero hay otras que te permitirán que vaya contigo en cabina. Esto depende de la compañía aérea, pero también del país de destino, ya que hay países que no lo permiten (es el caso de Gran Bretaña) Incluso también ponen excepciones según la raza como los gatos braquicéfalos (como los gatos birmanos o los gatos persas) Esto se debe a que puede ser peligroso para su salud, así que consulta antes de volar a tu veterinario.

Si tu gato vuela contigo en cabina suelen pedirte un transportín blando, a modo de bolso o mochila para gatos. Que sea impermeable (por razones obvias) y que tu gato esté cómodo. Estas características se deben a que tendrás que colocarlo a tus pies, en el asiento de delante. Otra ventaja que tienen es que cuando no lo esté usando tu gato apenas ocupa espacio y es muy sencillo su almacenaje.

Viajar en autobús con tu gato

No es lo más recomendable, ya que la mayoría de compañías hacen que viaje tu gato en la bodega con maletas. Esto supone un riesgo tanto de golpes indeseados como de estrés adicional para el animal, por lo que no es lo más idóneo. Siempre existen excepciones y hay compañías que están más adaptadas para que tu mascotas viajen seguras. Infórmate de todos los detalles antes de comprar el billete.

Cómo conseguir que el gato se acostumbre al transportín

Debe familiarizarse con el transportín antes de comenzar el viaje así que déjalo abierto en casa, en una zona visible, para que se vaya acercando cuando quiera. Puedes meter dentro alguna golosina o su juguete favorito para que tenga más ganas de entrar a explorar el interior.

Si ha tenido una mala experiencia en el transportín (como una agobiante visita al veterinario) conviene lavarlo con agua y jabón. ¿el motivo? eliminar restos de feromonas asociadas al estrés y que rehuya aún más del transportín.

Los transportines rígidos son más seguros para los mininos y es importante comprobar que el cierre sea seguro para evitar que pueda escaparse o abrirse en caso de colisión. El tamaño adecuado es aquel en el que tu gato pueda estirarse y girarse sin problemas. Pero tampoco debe ser demasiado grande ya que podría lesionarse.

Una vez que hayas finalizado el viaje, y estéis en un entorno nuevo, asegúrate que no hay ningún potencial peligro para él antes de abrir la puerta del transportín. Puede que al abrirlo el minino no salga de inmediato. No te preocupes si sucede esto, porque es un comportamiento normal por los nervios del viaje. Dale tiempo para que se adapte a la nueva situación. Déjale próximos todos sus objetos como el comedero, el bebedero y el arenero (este último un poco más lejos y separado del resto) para cubrir sus necesidades básicas. Pero también sus juguetes favoritos y el rascador. Si puedes mantén los horarios de comidas y juegos igual que en casa, para minimizar los cambios a los que debe enfrentarse tu minino.


Desde Garden Center Sopela esperamos haber resuelto muchas de tus dudas. Pero si todavía te queda alguna, antes de comprar un transportín para gatos, pásate por nuestra tienda de animales, a tan solo 20 minutos de Barakaldo. Y pregúntanos todo lo que quieras saber sobre viajar con gatos, los transportines, sobre mochilas para gatos o sobre los bolsos para gatos.