Decoración navidad  Hay 70 productos

Ordenar por
por página

Ha llegado la Navidad. La época que sirve para tener la excusa perfecta para juntarnos con nuestras personas favoritas. Desde la familia hasta amigos o compañeros de trabajo. Una época en la que celebramos estar juntos y agradecemos todo lo bueno que nos ha pasado. También es una época de reflexión cuando celebramos el Año Nuevo y nos llenamos de buenos propósitos para que el próximo año sea mejor que el anterior.

Para recordarnos todos los buenos propósitos y la energía positiva llega la decoración navideña. Con ella llenamos nuestros hogares con un poco de esa magia que siempre desprende la Navidad. Lo que es indudable es que en las películas sí les funciona. En Garden Center Sopela nos han contagiado el espíritu navideño y nuestras instalaciones se han llenado de decoración de Navidad. Desde la más tradicional hasta la más novedosa. Pásate por nuestras instalaciones y nuestros elfos, digo nuestros compañeros, te ayudarán a decorar tu casa acorde a esta estación invernal. Estamos a unos 20 minutos de Bilbao.

Olentzero

El Olentzero vuelve, como cada año, a traer ilusión a los niños. Si eres de Euskadi sabemos que necesita poca presentación, pero si has aterrizado en nuestra web desde otra parte te contamos quién es este entrañable personaje.

En los orígenes precristianos se conocía como olentzero al tronco con el que se encendía la chimenea el día del solsticio de invierno. A la mañana siguiente se esparcen las cenizas en la puerta de entrada a la casa, a modo de protección de todos los que allí vivían. Pero cuando llegó el cristianismo se unió con la tradición del tronco y el fuego y se personificó en un carbonero. Este carbonero bajaba del monte para contar la noticia de que el niño Jesús había nacido. Posteriormente, igual que Papá Noel y los Reyes Magos, comenzó a traer regalos a los niños el día de Navidad. Lo que lo convirtió en un personaje aún más querido por los niños.

Se representa como un hombre mayor, un poco obeso y desaliñado, incluso manchado de carbón. De esta forma se representa como el tiempo viejo, el fin de la época de frío y las noches largas y el renacimiento de la naturaleza y largos días soleados. También hay versiones que lo representa fumando en pipa y bajando por las chimeneas para entregar los regalos. Esto último puede ser tanto por influencia de Papá Noel como por sus orígenes como tronco en el fuego de la chimenea. Su personificación está siempre relacionada con el fuego: la pipa, la chimenea y el hecho de ser carbonero. Representa la purificación, la quema de lo antiguo y la renovación de la vida, ya que la noche del 24 de diciembre, en muchas ciudades se hace un muñeco de él y se quema. Igual que se hacía con el tronco.

Abetos Navidad

¿Pino o abeto? ¿Cuáles son sus diferencias? ¿Cúal es el típico navideño? ¿Qué es más ecológico un árbol artificial o un árbol natural para decorarlo en Navidad? Vamos a resolver estas dudas, pero vamos hacerlo una por una.

Diferencias entre abeto y pino para escoger el mejor árbol de Navidad

Aunque son árboles similares, ambos son coníferas y pertenecen a la misma familia: pinaceae. Pero hay diferencias y os explicamos las más básicas:

- El pino tiene las agujas en grupos de dos a ocho. Las agujas del abeto son solitarias y más cortas que las del pino.
- La corteza del pino es rugosa y de color pardo. La corteza del abeto es lisa y más clara.
- Las ramas del pino se disponen en espiral. Las ramas del abeto son más abundantes y forman en la copa una corona en forma de pirámide más simétrica que la del pino.
- Los pinos crecen más hacia arriba que hacia los lados. El abeto crece más a lo ancho que a lo alto.
- El pino es del género pinus. El abeto del género abies.

Tradición navideña: abeto o pino

El Abies Nordmaniana y el Picea (abeto y pino respectivamente) son las dos especies típicas navideñas. Ambos son utilizados y no hay uno que sea más tradicional que el otro. ¿Pero de dónde proviene esta tradición milenaria?

Nos tenemos que adentrar hasta la mitología nórdica y su árbol de la vida Yggdrasil. Pero este árbol no era ni un abeto ni un pino, era un fresno. ¿Cómo se transformó en abeto o pino? Sencillo, la tradición cristiana lo adoptó para difundir su mensaje. En la leyenda vikinga Freyr, dios del sol, la lluvia y de la fertilidad, renacía en el solsticio de invierno (sí, el día de Navidad) Para venerarlo decoraban un fresno con velas (de ahí también nuestras luces de Navidad) y lo llenaban de frutas. Era su forma de “reanimar” al árbol para que regresara el sol y la vegetación.

En el siglo VIII en la región de Hesse (Alemania) San Bonifacio sustituyó el árbol por un abeto, cambiando el significado por completo. Simbolizando el árbol de paz, la vida eterna porque sus hojas siempre están verdes. Además por su forma piramidal simboliza la Santísima Trinidad. Y lo decoró con manzanas (las tentaciones) y velas (la luz que Jesús trae al nacer)

Y a finales del siglo XIX una princesa de origen ruso, Sofía Troubetzkoy, trajo a Madrid la tradición del árbol de Navidad, colocándolo en el palacio de Alcañices (actual Banco de España)

Abeto natural o pino artificial

Desde Garden Center apostamos por los árboles naturales. Vamos a explicaros sus ventajas y nuestros motivos para escoger un abeto natural frente a un pino artificial navideño. Pero recuerda que hablamos de los árboles naturales que proceden de viveros que certifican su procedencia y no de una tala incontrolada.

- Proceden de producciones controladas dedicadas a árboles de Navidad.
- Dónde queda el hueco de un árbol al retirarlo se planta otro de nuevo.
- Durante su crecimiento aportan múltiples beneficios:

Generan oxígeno.
Elimina de la atmósfera CO2
Evitan la erosión del suelo y lo nutren.
Beneficia a los animales (sobre todo aves y roedores)

- Un elevado porcentaje sobrevive a la Navidad (un 75%). Recuerda que puedes tenerlo en una maceta en tu jardín hasta la siguiente Navidad.
- En el caso de que no sobreviva no contamina y se puede convertir en compost.

Como ves es más ecológico porque además los árboles artificiales utilizan recursos no renovables, como metal y plástico. Genera gastos energéticos en su fabricación, procesos químicos y además los residuos no son biodegradables. Pero tienen otras ventajas y son perfectos para los que sufren de alergias a los pinos o a los abetos. Además los árboles artificiales duran muchos años en perfectas condiciones sin necesidad de cambiarlos. Y una vez que haya terminado su vida útil recuerda llevarlo al contenedor adecuado para que se pueda reciclar.

Plantas Navidad

En época de los antiguos romanos celebraban el solsticio de invierno con la fiesta de Saturnalia, dedicada a su dios Saturno, dios de la agricultura y las cosechas. Sus casas las decoraban con plantas y velas, lo cual simbolizaba que los días volverían a ser largos y luminosos. Y la tradición de decorar con plantas nuestros hogares continua. Tenemos las tradicionales flor de Pascua (Poinsettia) y el Ilex o Acebo que no necesitan demasiada presentación. Pero hay otras plantas tan decorativas como ellas, y también con las tonalidades típicas navideñas. Vamos a hablar un poco también de las otras opciones para poner el punto de naturaleza en tu decoración navideña. Si quieres saber un poco más sobre el ilex o acebo puedes seguir leyendo en nuestra sección de plantas de exterior.

La flor de Pascua (Poinsenttia) la asociamos de forma inevitable a la Navidad. Y aunque sus brácteas las puede tener de distintos colores (amarillas, blancas, salmón o rosas) las más comunes son las rojas. Cuando se regala esta planta es un símbolo de buenos deseos y prosperidad. Necesita luz natural y que no se riegue en exceso.

Skimmia japonica es una planta que puede hacerle la competencia al ilex o acebo ya que es un arbusto de hojas verde oscuro y las flores femeninas dan frutos rojos ¿te recuerda a alguna a otra planta? Ocurre lo mismo que con el ilex o acebo: su fruto es tóxico así que cuidado con niños y mascotas.

Solanum apple of love es otra planta arbustiva de hojas verdes oscuras y frutos naranjas o rojos (tampoco estos son comestibles)

Nandina doméstica fire power o bambú sagrado poder de fuego. Es un pequeño arbusto de hoja perenne, de forma compacta y redondeada. Cuando nacen las hojas son de un verde lima intenso, y son similares a las del bambú, de ahí su nombre. Pero según transcurre el tiempo, llegando el otoño y la época invernal, sus hojas se tornan de un intenso color rojo, y de ahí la segunda parte de su nombre. Esta especie de Nandina no es invasora ya que carece de flores y frutos, por lo que no puede reproducirse.

Schlumbergera, más conocida como cactus de Navidad. Procede de Brasil, por lo que para ser un cactus necesita más agua de la esperable. Sus flores aparecen en invierno en los extremos de sus tallos. Las flores además pueden ser rojas, pero también en rosa o blanco.

Bolas Navidad

Ya os hemos hablado de cómo los pueblos vikingos decoraban con fruta el fresno, pero San Bonifacio adoptó este adorno. Utilizó la manzana para recordar las tentaciones que el hombre debe vencer. Actualmente las bolas de Navidad simbolizan los dones que Dios otorgó a los hombres y este cambio de fruta a bolas fue debido a que en Goetzenbruck (Francia) tras una terrible sequía en 1858 no había fruta para decorar los árboles. Así que un soplador de vidrio decidió realizar esferas para sustituirlas.

En cuanto a la estrella que decora de forma habitual la punta del pino o abeto hace referencia a la estrella fugaz que guió a los tres Reyes Magos hasta el Niño Jesús.

Ahora que ya te hemos ayudado a escoger tu pino de navidad o tu abeto de navidad llega la parte más divertida: decorarlo. Porque en tu imaginación y en tus gustos no hay límites. Puedes encontrar bolas de Navidad de distintos materiales. Desde las clásicas de cristal hasta las de plástico resistente. Hay bolas de Navidad que brillan y otras que son mates. Puedes escoger entre infinidad de colores. Pueden ser lisas o con dibujos. Pásate por nuestra exposición navideña. La preparamos desde noviembre hasta que termina la festividad. Puedes encontrar lo que buscas o servirte de inspiración. También te podemos asesorar porque ¡nos encanta decorar! Estamos en Sopela, a 10 minutos de Getxo.

Guirnaldas y coronas Navidad

Otra manera de introducir la naturaleza en tu casa en Navidad es a través de guirnaldas y coronas de Navidad. Puedes comprarla ya hechas, pero también puedes hacerla tú mismo. Disponemos de ramilletes para ayudarte a que tu corona sea un éxito y te combine con toda la decoración de tu salón.

Las guirnaldas navideñas pueden resaltar cualquier soso rincón y darle ese toque que estabas buscando. Las guirnaldas se realizan tradicionalmente con flores y hojas, pero puedes darle tu toque personal o incluso añadirle luces, porque los LED te brindan infinidad de nuevas posibilidades.

Las coronas de Navidad tienen también su origen en la antigua Roma, en la festividad de Saturnalia. Se regalaban a seres queridos como símbolo de buenos deseos, y en agradecimiento y como símbolo de buena suerte se colocaban en la puerta de casa. Ya con el cristianismo se realizan coronas de adviento. La diferencia con las anteriores es que estas se colocan en horizontal porque se ponen 4 velas sobre ella. Estas velas simbolizan las 4 semanas de adviento (es decir, las 4 semanas que quedan para que sea Navidad)

Luces Navidad

En la actualidad ya no utilizamos velas para decorar los árboles navideños. Y es indudable que hemos ganado en seguridad al no hacerlo. En la actualidad las luces LED hacen que se consuma menos electricidad y hemos conseguido una gran variedad de colores. También podemos colocarlas en el exterior, en el balcón, la terraza o el jardín. Y no dejar que nuestro espíritu navideño quede encerrado en las paredes del hogar.

Esperamos que os hayan parecido interesantes los orígenes de estas tradiciones navideñas tan arraigadas en nuestra sociedad. Y también que te sirva de ayuda a la hora de escoger cómo quieres decorar en Navidad tu casa. Ya sabes que puedes visitar nuestra exposición cuando quieras y preguntarnos todas las dudas que te surjan. Nuestra tienda de decoración navideña está a 20 minutos de Barakaldo. Y aunque no nieva en el interior el espíritu navideño se respira en el ambiente.